CAZUELA DE TROS

INGREDIENTES:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sofrito:
    • Cebolla picada
    • Pimiento rojo
    • Tomate triturado
  • Longaniza
  • Carne magra de dos colores
  • Tocino del cuello
  • Caracoles
  •  Conejo
  •  Espinacas
  • Picadillo:
    • Hígado del conejo
    • Ajo
    • Almendras
    • Avellanas o nueces
    • Sal, pimienta negra, guindilla, laurel, vino blanco y coñac

Variaciones:

En otras localidades del Pla d’Urgell hay variaciones en los ingredientes como el huevo y la patata.

RECETA:

Hay que decir que la cazuela de tros es un plato que cada persona elabora a su manera y no se puede decir de ninguna cazuela que sea la auténtica. Así que os explicaremos una de las formas de hacerla.

Tendremos todos los ingredientes a punto para no olvidarnos ninguno.  

Se pone una cazuela grande con aceite al fuego, cuando esté caliente le echaremos la longaniza. Cuando esté hecha la retiraremos y la dejaremos enfriar para cortarla cuando esté fría y así no se desmigajará.

En el mismo aceite le echamos el tocino y cuando esté dorado le echaremos la carne magra salpimentada. Cuando todo esté doradito le añadiremos el conejo salpimentado y dejaremos que se cueza un poco. Entonces ya le podremos añadir la longaniza previamente cocida y cortada.

Seguidamente echamos las cebollas cortadas muy pequeñas, los ajos cortados finos, el pimiento rojo y la guindilla. Cuando la cebolla esté cocida y la carne bien dorada le echaremos el tomate triturado y la dejaremos freír.

A continuación le echaremos el vino blanco y el coñac. Dejamos que todo el conjunto haga chup-chup durante un buen rato y le añadiremos el laurel.

Añadiremos los caracoles y dejaremos que se vayan cociendo dentro de la salsa.

A media cocción le añadiremos un picadillo hecho en el mortero con el ajo, las almendras, las avellanas y el hígado cocido del conejo. Al cabo de unos quince minutos le echamos las espinacas. Cuando estas se hayan impregnado bien de todos los aromas de la cazuela, ya podemos apagar el fuego.

En caso de que el conjunto quede seco y la cazuela ya esté lista, podemos añadir un poco de caldo que habremos hecho con la cabeza del conejo y un manojo de verduritas.

La cazuela está más rica si se come al cabo de unas horas de haberse hecho, incluso al día siguiente. Eso sí, si la hacéis el día anterior y no la dejáis en la nevera, procurad que la tapa de la cazuela deje un espacio para respirar, pues existe el peligro de que, si la tapáis del todo, la cazuela se fermente. Entonces ya la podréis tirar.

Como he dicho, cada persona hace la cazuela a su manera y cada población tiene un ingrediente que la hace distinta a las demás, cosa que la identifica con el municipio.

Compartir:

Comparteix a facebook
Comparteix a Twitter
Compartir a Whatsapp
Envia a un amic
Imprimir